En el marco de la implementación de un programa que ayude a dirigir una política de sostenibilidad para hacer frente a los grandes problemas sociales, las Naciones Unidas elaboró en la Conferencia de Río de Janeiro (2012) los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), los cuales se han convertido en la base para promover iniciativas en pro de un futuro para las nuevas generaciones.

Los ODS tienen como antecedente los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) redactado en el año 2000 y que pretendía ser el punto inicial para la implementación de políticas mundiales que ayuden a contrarrestar los problemas de pobreza, educación y agua.

Los ODS se pusieron en marcha en enero de 2016 orientando las políticas y la financiación del PNUD durante los próximos 15 años. En su calidad de organismo principal de las Naciones Unidas para el desarrollo, el PNUD es el principal responsable de implementar los Objetivos a través de su trabajo en 170 países y territorios.

Los ODS son 17, cada una de ellas están relacionadas. Llevan consigo un espíritu de colaboración y pragmatismo para elegir las mejores opciones con el fin de mejorar la vida, de manera sostenible, para las generaciones futuras. Proporcionan orientaciones y metas claras para su adopción por todos los países en conformidad con sus propias prioridades y los desafíos ambientales del mundo en general.

En el marco de la implementación de los ODS debemos reconocer la importancia de los actores involucrados en su realización. Nadie puede estar exento de los ODS. Tanto las empresas privadas, como los organismos estatales deben de trabajar de la mano con la sociedad civil en la búsqueda de un plan colaborativo en donde se puedan escuchar todas las voces responsables en cada paso de la consecución de los ODS.

Estos son los logros de los ODS:

  • Más de 1.000 millones de personas han salido de la pobreza extrema (desde 1990).
  • La mortalidad infantil se ha reducido en más de la mitad (desde 1990).
  • El número de niños que no asisten a la escuela ha disminuido en más de la mitad (desde 1990).
  • Las infecciones por el VIH/SIDA se han reducido en casi el 40% (desde 2000).

 

Share This