Si laboras para una organización o eres emprendedor, y te gusta trabajar en equipo, lo más probable es que disfrutes unirte a uno relacionado al área de negocio que te apasiona, basado en la inteligencia colectiva; estamos hablando de un mastermind. ¿Has oído o leído de qué trata?

 

¿Cómo surge el término? ¿Qué es un Mastermind?

Este concepto nace, aproximadamente, hace 80 años, con el libro de Napeleon Hill, “Think and grow rich” (1937). Para entonces, el término exacto era “master mind alliances”. 

Un Mastermind se refiere a un grupo de personas que se congrega de manera periódica, presencial o virtualmente. Sus participantes cuentan con objetivos similares, comparten experiencias y conocimientos para, así, crecer de manera conjunta y alcanzar sus objetivos individuales. 

Si bien la palabra se traduciría como “mente maestra”, esto no significa que sus miembros sean genios; por el contrario, cualquier profesional con ganas de aprender y crecer, puede formar parte de ellos.

 

Interesantes beneficios de un mastermind

Además de compartir conocimientos y experiencias, el apoyo emocional y la inspiración mutua resultan puntos importantes para el equipo humano dentro de un mastermind.

De esta manera, surgen muchas posibilidades: potenciales alianzas estratégicas entre sus miembros, nuevas ideas de negocio, intercambio de perspectivas sobre diversos temas, benchmarking de buenas prácticas, entre otros. ¡Cada experiencia es válida y aportante para el participante del Mastermind!

En este punto, son importantes la motivación y el compromiso público, efectivos para el logro de objetivos. Y es que rodearte de personas que tienen grandes metas contribuye a que este espíritu se propague entre los participantes del mastermind. ¡Generarás un networking muy potente!

 

Tipos de mastermind existentes

Las autoras Liz Seda y Scott Dinsmore definen 4 tipos de grupos de masterminds en su publicación “How to create your ultimate mastermind”. Estos son:

  • Masterminds basadas en un tema: estos equipos están enfocados en temas específicos; por ejemplo: relaciones públicas, responsabilidad social y sostenibilidad, 4C (clima, cultura, cambio y comunicación interna), etc.
  • Masterminds basadas en una misión u objetivo (grupal): estos se basan en que el grupo entero alcance una meta determinada; miembros de una comunidad o grupo preparando un evento en común. Por ejemplo: el equipo de un área que se reúne para definir sus objetivos anuales.
  • Masterminds de negocios (individual): en este tipo de mastermind, cada participante deberá hacer crecer su negocio, más allá del rubro de mercado al cual pertenezca
  • Masterminds de metas y seguimiento (individual): aquí destaca el accountability partner, en el que el miembro del mastermind busca y exige el cumplimiento de los objetivos de otro miembro del equipo.

 

Quiero crear un mastermind. ¿Cómo lo hago?

Una de las principales formas de participar exitosamente de un mastermind es liderarlo por ti mismo. Para ello, deberás reunir personas con quienes compartas valores y objetivos.

Entre los principales pasos destacan: 

  • Definirás el grupo, sus normas y sus objetivos. Esto servirá para que los potenciales participantes conozcan de qué trata el grupo, por qué vale la pena esforzarse en su participación, entre otros temas.
  • Abrir el grupo a nuevos miembros, quienes deberán estar alineados a los objetivos y propósito del mastermind. 
  • Este es un trabajo organizado, en el que todos los miembros deberán fijarse objetivos con la ayuda de sus coequiperos y contribuir a que sus compañeros establezcan sus propias metas.
  • A lo largo de las reuniones -y bajo la hoja de ruta que prepara el moderador del mastermind-, cada miembro del equipo tendrá que explicar al grupo humano sus acciones para cumplir sus objetivos, además de los resultados alcanzados.
  • Es así como se encuentran problemas, bloqueos, obstáculos y, de esta manera, todos consiguen avanzar en sus negocios o iniciativas, con un foco más claro.

En caso decidas ser la cabeza de un grupo de mastermind, considera que debes estar en línea con el crecimiento del equipo, e innovar para mantener un sentido de pertenencia entre sus participantes. Asimismo, deberás encontrar la plataforma más idónea y potente para que esta iniciativa sea lo más provechosa posible. 

 

Define algunas normas básicas:

Las normas establecerán importantes puntos, tales como:

  • Líder del mastermind.
  • Potenciales miembros del grupo humano.
  • Canales de comunicación del mastermind.
  • Estructura y duración de las reuniones.
  • Derechos y obligaciones de los miembros del mastermind.

 

¿Quieres participar de un mastermind?

Sondea el grupo Mastermind que más se alinee con lo que buscas y anímate a dar el salto a esta innovadora forma de fortalecer tu crecimiento profesional. Cabe resaltar que un participante no debe estar en un grupo únicamente. Es más valioso aún participar en varias comunidades si esto está dentro de tus posibilidades.

Desde AECOM Latam, ¡pronto te brindaremos más novedades al respecto!