En una realidad tan cambiante y competitiva como la actual, tanto las empresas como los profesionales nos enfrentamos a nuevos retos todos los días. En el caso de las personas, que son el centro de toda organización exitosa, estos desafíos están presentes tanto en el entorno laboral como en el personal.

Cada persona tiene herramientas y mecanismos para enfrentarse y sobreponerse de la mejor forma a cada uno de estos retos conforme aparecen, pero hay una alternativa que resalta por la relevancia que está comenzando a tomar. Esta es una forma muy sencilla, pero efectiva, de hacer frente a una dificultad que se nos presenta por primera vez: buscar referentes que hayan superado esta situación, o alguna parecida, de forma que podamos guiarnos, aunque sea a la distancia, a partir de su experiencia.

Pero, ¿qué sucedería si, de hecho, pudiéramos contactar directamente a esta persona u organización para que comparta con nosotros su experiencia? Ese escenario nos abre toda una oportunidad de aprendizaje distinto, personal, y mucho más valioso. Pues este tipo de experiencia de aprendizaje sí existe y se está haciendo cada vez más popular en el mundo de los negocios de hoy.

Una tendencia no tan nueva

Para las personas que hablan del mentoring como “algo de hoy” o “una moda actual y pasajera” deberían ir un poco más lento, porque la figura del “mentor” es tan vieja que la encontramos desde la historia griega.

¿No me crees? A ver si reconoces esta frase: “Tus ojos pueden engañarte; no confíes en ellos”. ¿No? Se trata de un simple pero sabio consejo que recibe Luke Skywalker de su mentor Obi-Wan Kenobi, en una de las películas más famosas de la historia del cine: Star Wars. Esta relación cinematográfica describe claramente lo que hoy se denomina como Mentoring, una metodología de aprendizaje interpersonal donde una persona con experiencia (mentor) traspasa sus conocimientos a un aprendiz (mentorizado), con el fin de que este desarrolle su potencial al máximo, en todos sus niveles: físico, psicológico, social, laboral, etc.

Creo que ya quedó claro entonces que la figura del mentor no es algo nuevo, y de hecho, como mencioné antes, debe su nombre a la mitología griega. Méntor era el amigo íntimo de Ulises, el protagonista de la Odisea de Homero. Antes de partir a Troya, Ulises le pide a Méntor que se encargue de preparar a su joven hijo Telémaco para sucederle como rey de Ítaca. Así, “Mentor” se vuelve el tutor y responsable de la formación de Telémaco y desde entonces su nombre se convirtió en sinónimo de consejero experimentado y maestro.

La tendencia actual del Mentoring

La figura del mentor es tan antigua como relevante, pues su valor sigue presente en el mundo contemporáneo, tanto que en los últimos años esta figura se ha instalado con fuerza en las estructuras de grandes empresas y en otros campos como el emprendimiento.

No obstante, el concepto de mentoring, tal como lo entendemos hoy, surgió en 1778 en un libro denominado “Mentoria: The Young Ladies” de Ann Murry. Y fue en 1913, cuando se fundó la primera asociación formal de mentoring: “The Mentor Association” de Estados Unidos.

¿Y en qué consiste este modelo de mentoría?

Este término actual es aplicado a una técnica de implicación entre un directivo (el mentor) en mayores niveles de desarrollo y un joven y potencial talento (el mentee), basada en la confianza mutua, el respeto y la comunicación continua y transparente.

Raluca C. comenta, en el “Matrix Blog”, que “un mentor moderno de la vida real es, como lo dice el viejo y antiguo diccionario Merriam-Webster: un consejero o guía de confianza”. De hecho, podemos decir que el rol de un mentor es fomentar el desarrollo personal y profesional de un aprendiz a través del intercambio de conocimientos y experiencias.

Reconociendo el potencial de esta técnica para promover el aprendizaje y el desarrollo, cada vez más organizaciones están comenzando a utilizarlas con éxito para favorecer el desarrollo de su talento.

Beneficios del Mentoring

Son muchos los estudios y encuestas que demuestran los diversos beneficios del mentoring, tanto para las organizaciones, en la mejora de su productividad y su retención de talento, como para los mentees, en el alcance de su desarrollo personal y profesional. Revisemos algunas de las más importantes.

Para esto nos basaremos en un meta análisis multidisciplinario, publicado por el Journal of Vocational Behavior en 2008, que comparaba los resultados entre individuos con mentores y sin mentores.

    • Es un medio para potenciar el desempeño laboral y disminuir los comportamientos no deseados de los mentees.
    • Contribuye a reencuadrar actitudes negativas y creencias limitantes por actitudes positivas y creencias potenciadoras.
    • Suministra al mentee apoyo emocional en el enfrentamiento de desafíos y reduce su estrés.
    • Mejora las relaciones interpersonales del mentee con sus colegas.
    • Mejora la motivación y la participación de los mentees en actividades de la organización.
    • Favorece el éxito profesional de los mentees, basado, por un lado, en la transferencia de conocimientos y experiencias de los mentores, así como, en el apoyo que estos prestan al desarrollo de las habilidades de los mentees.

Otro meta análisis de 43 estudios de investigación sobre mentoring, efectuado por Allen en 2004, encontró los siguientes beneficios que aporta el mentoring a los mentees:

    • Aumentan su progresión profesional y su compensación.
    • Tienen un incremento en su satisfacción profesional y una mayor creencia en el avance de su carrera.
    • Mayor intención de quedarse en la organización.

Finalmente, algunos otros de consultores de mentoring en 2012, muestran que los mentores obtienen los siguientes beneficios:

    • Incremento de su identidad profesional.
    • Mayor visibilidad organizativa.
    • Rejuvenecimiento profesional.
    • Mayor autosatisfacción y confianza.
    • Mejores perspectivas profesionales.
    • Mejor salud psicológica.

La clave del mentoring: Los MENTORES

Como vemos, el mundo del mentoring, y especialmente dentro de las organizaciones, es mucho más amplio de lo que podría parecer en principio, aportando diferentes alternativas para el desarrollo de las personas dentro de las organizaciones.

El mentoring parece ser una tendencia que llegó para quedarse, pero eso sí, bajo ciertas condiciones. Un reciente estudio de Endeavor descubrió que los profesionales que reciben mentoring de ejecutivos de alto rendimiento tienen tres veces más probabilidades de convertirse en los mejores en comparación con sus colegas. Ahora bien, este estudio, también resaltaba que la calidad del mentoring es muy importante.

Por ello, la técnica del mentoring está en continuo desarrollo para contribuir a la mejora y eficiencia en su aplicación. A continuación, resalto algunas de las prácticas más populares para la mejora del mentoring en las organizaciones:

 

    • Las organizaciones están comenzando a establecer su cultura del mentoring como una herramienta de experiencia del empleado y de negocio.
    • El mentoring se está convirtiendo en una prioridad de las organizaciones para desarrollar y completar sus estrategias de talento. Por ejemplo, casi todas las compañías de Fortune 500 tienen programas de mentoring activos.
    • Los programas de mentoring se están comenzando a implantar en plataformas móviles; al menos, en una forma blended. Además, ello hará que la gestión y medición de los resultados de programas de mentoring sean más fáciles y automáticos.
    • El mentoring se extenderá para facilitar la diversidad y la inclusión de las personas en el lugar de trabajo.
    • El micro-mentoring crecerá, centrándose en aspectos situacionales; es decir, en el desarrollo de algún objetivo de desarrollo concreto por parte del mentee.
    • Paulatinamente, se introducirá en las organizaciones una cultura de mentoring informal, generándose redes orgánicas y autosuficientes entre personas que necesiten mentoring y profesionales con niveles y experiencias concretas.
    • Las organizaciones son cada vez más conscientes de la necesidad de profundizar en la formación de los managers como mentores para que desarrollen fehacientemente las habilidades necesarias y dispongan de herramientas de soporte claras y útiles.
Share This