Aunque la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) gana cada vez más importancia, no todos comprenden bien de qué va, ya que con frecuencia se le confunde con una simple moda o con actividades meramente caritativas. Por eso, para aclarar puntos, abordaremos los cinco mitos más comunes en torno a este tema:

1- La RSE solo es para las grandes empresas

Nadie puede negar que las grandes empresas tienen mayores recursos para ejercer la RSE y recibir con más rapidez sus beneficios. Sin embargo, las Pequeñas y Medianas Empresas (PYMES), al ser una parte importante en el mercado (alrededor del 85%), también pueden desarrollar estas políticas.

Las PYMES tienen ciertas ventajas que deberían facilitarles la aplicación de RSE, como es el caso de tener un contacto más directo con sus clientes, proveedores y grupos de interés en general. Al no necesitar de un buzón de reclamaciones ni de muchos procesos burocráticos, pueden aplicar medidas de responsabilidad social con mayor naturalidad.

2- La RSE no le sirve a las PYMES

Hay que tener en cuenta algo que en principio rige para todo el mundo: a menudo lo urgente está por encima de lo importante. Lo anterior aplica con mayor fuerza en el mundo de las PYMES, en donde las urgencias suelen ser el pan de cada día.

3- La RSE es solo una moda

Por lo menos en este caso, debemos quitarle a la palabra “moda” ese cariz superfluo y perecedero que solemos atribuirle, y que empeora cuando le anteponemos otras palabras como “no es más que” o “solo es” . Es cierto que la responsabilidad social es una “moda”, pero no por capricho, sino por fundamentos que responden a las necesidades de la sociedad.

Y por si esto fuera poco, esto va más allá: hay expertos que encuentran relaciones entre la RSE y la calidad, debido a que se está convirtiendo en una nueva exigencia del mercado. Asimismo, no debemos olvidar que las empresas con RSE gozan de mejor nivel reputacional, algo tan importante y difícil de conseguir hoy en día.

4- La RSE es solo gasto

Para muchas personas, la idea de implementar políticas de RSE en sus respectivas empresas es solo gastar en “buenas acciones”. No saben que en realidad se trata de una oportunidad para seguir ganando. La responsabilidad social empresarial contribuye a que las empresas gocen de mejor reputación, de colaboradores más motivados y productivos, de mejores relaciones con sus grupos de interés, etc.

Lo más sensato, en líneas generales, es verla como una inversión, pues permite la implementación de mejoras que impactan directa y positivamente en las finanzas.

5- La RSE solo tiene que ver con el medio ambiente.

No, también involucra otros aspectos como el respeto a la dignidad de la personas, el empleo digno, la ética al momento de hacer negocios, los compromisos con la comunidad, con la igualdad, la honestidad, entre otros.

Todos debemos tener muy en claro que la RSE no se reduce a la filantropía, sino que abarca estrategias para beneficio de la sociedad y las empresas mismas.

Share This